Bad boys

0
470

Carmena quiere controlar el percal, es la capo de la city y, como tal, va a mantener el orden y la seguridad con sus nuevos equipos camorristas. La manera de tomar las riendas del cotarro es hacer creer a la gente que van a hacer “grupos de autogestión vecinal” donde va a haber mucha “participación ciudadana” para que haya una paz chachi y los delincuentes y las victimas se den besitos y se abracen. Todo hipermegaprogre. Pero resulta curioso, ya que el jefe de ese grupito de vecinos justicieros con aires salomónicos, va a ser un cargo –intuyo que remunerado como no podía ser de otra manera- nombrado directamente por el Ayuntamiento. Bajo la responsabilidad del amiguete de turno del Consistorio, se crearán los imprescindibles “círculos de custodia ciudadana”, la fundamental “red de custodia ciudadana” y no se cuantas cosas más para justificar el meter ahí a todos los chungos del partido, no sé si cobrando o no, pero sí con poder, ya que competencias de la policía municipal, por ejemplo, pasarían a estos bad boys de Carmena, mucho más modernos y majos que los anticuados “munipas”.

 

Es importante decir, que para llevar a cabo la “participación ciudadana” –nuevo cliché para hacer lo que les sale de los huevos- que establece la mafiosilla del lugar, debes ser un bad boy. Para tener tan honroso estatus, debes ser una persona con mucho tiempo libre, es decir, nada de trabajo que eso es de esclavos, en todo caso vivir de la sopa boba y repudiar a todos aquellos que se prestan al capitalismo. Por ende, debes repudiar la propiedad privada en todos los sentidos, nada de ganarte las cosas por y para ti, eso es insolidario, y nada de tener ideas propias o ser dueño de tus decisiones, pues eso es fascista ya que puedes pensar diferente que los bad boys, ellos saben lo que te conviene, ellos saben lo que es bueno para ti y sabrán guiar los destinos de las gentes a la felicidad. Por otro lado, un buen bad boy se caracteriza por saber impartir justicia y decidir cuales son las leyes correctas y como han de aplicarse, es por ello que están capacitados para ser jurados vecinales y decidir si un delincuente ha sido un poco travieso o muy travieso. Los bad boys son buena gente, bondadosos, son santos del siglo XXI, pues son comprensivos con los pillines que hurtan propiedades ajenas u obran otros delitos, ellos los comprenden, no pasa nada, un robito no es para tanto, si roban es porque la sociedad les obliga a ello, la sociedad tiene la culpa, un bad boy sabe reinsertar al delincuente y enseñar a la victima que tener tanto como para que te puedan robar es una provocación, claro está. Al parecer, ser un poquito feito, ir desaliñado o pertenecer a un grupo feminista, animalista u otro de calado intelectual, también te da puntos para pertenecer al círculo de la capo, tomen nota.