SOBRE LA INSUFICIENCIA DEL LENGUAJE «INCLUSIVO»

0
357

Parece mentira que las sabias y los sabios progresistos y progresistas que nos dominan –que no gobiernan- mantengan todavía como inclusivo un lenguaje anclado en los más firmes cimientos machistas y machistos.

Porque ese pseudo-inclusivismo se hace patente en el uso lingüístico de la Excma. Señora Calvo (lo siento pero creo que aquí no jugaría ¿o sí? la igualdad) Vicepresidente o Vicepresidenta de la Gobierna o del Gobierno. Y para más inri todavía esa señora ha sido, creo, ministro o ministra de Igualdad.

Esas ministras o ministros progresistos y progresistas se creen con derecho a todo y a toda. No se dan cuenta de que la sintaxis también ha de ser inclusiva para que el lenguaje en verdad lo sea. La señora Calvo y las y los demás siempre echan por delante el masculino postergando el femenino siempre que según la total pulcritud y buen hacer toca el uso de ambos géneros. No debe ser así. He ahí un residuo de la insufrible pervivencia del machismo infame, raíz de otras discriminaciones.

Para obviar tamaña barbaridad irracional, mi propuesta es que cuando en el mismo discurso haya de emplearse más de un masculino y un femenino o más de un femenino y un masculino el género se use cada vez en un orden distinto. El problema respecto del primer uso en el propio discurso me parece deja de serlo si cada una o cada uno de nosotros o de nosotras o emplea en primer lugar el género que tocaba según se acabó el anterior discurso, fuese el que fuese semejante discurso y el momento en que hubiere tenido lugar, o emplea el uso del género distinto del que se usó como primero también en el anterior discurso del sujeto o de la sujeta hablante o escribiente.

Sin embargo ese último punto confieso que no me deja tranquilo del todo. ¡Ah, menos  mal que  se podrá  afrontar por los servicios del ministerio de  Igualdad con la solvencia a que nos tienen ¿acostumbrados? y ¿acostumbradas? o ¿acostumbradas? y acostumbrados?. No sé, me he hecho un lío machista, racista, homófobo, etc. Menos mal que ya nos lo dirá el o la o la o el ministro o ministra que para eso, esto y aquello están, para nuestra fortuna y sobre todo para proteger y garantizar nuestra libertad.

17/01/20

JOSÉ Mª DE LA CUESTA Y RUTE